Perfil del Funcionario UCN

Considerando la Visión y Misión de la UCN y los valores que inspiran su labor educativa, se definen las habilidades y actitudes transversales que todos los funcionarios de la UCN deben desarrollar, tanto de la academia como de apoyo a la academia, de modo de favorecer la concreción del Proyecto Educativo.

  1.  Compromiso Organizacional: Capacidad de integrarse a la Comunidad Universitaria desde la propia Libertad, asumiendo con responsabilidad y actitud positiva las tareas correspondientes a su rol y alineando las propias conductas al ogro de las metas organizacionales. Esto implica orientación a la Misión, Visión y los Valores de la UCN, internalizando la propuesta institucional, de tal forma de contribuir al prestigio e imagen de la Universidad.
  2.  Integridad: Capacidad para actuar con rigor ético y probidad; y para manejar la información y el conocimiento con veracidad, transparencia, honestidad y confidencialidad, en consecuencia, con el valor de la Verdad.
  3. Relaciones Interpersonales: Capacidad para comunicarse de manera efectiva con los funcionarios, estudiantes u otras personas externas a la Universidad, estableciendo con ellas relaciones basadas en el respeto, la equidad, y la apreciación de la diversidad de pensamiento, de expresión y de conciencia, tal y como lo expresa el valor de Libertad en la UCN.
  4. Trabajo en Equipo: Capacidad para trabajar colaborativamente con otros, respetando las diferencias individuales, la diversidad de pensamiento de opinión, de expresión y de conciencia que se genera en la interacción, en consecuencia con el valor de la Libertad, contribuyendo al consenso con el fin de lograr las metas institucionales.
  5. Respeto por la dignidad de las personas: Comportamiento que demuestra sensibilidad frente a las necesidades de las personas, comprensión y aceptación de las diferencias personales y culturales, y capacidad para emprender acciones que encausen su satisfacción en relaciones desinteresadas de apoyo, colaboración y de promoción social. En este contexto, el funcionario promueve la Justicia que es la virtud de dar a cada uno lo suyo, asegurar que cada uno dé y reciba lo que corresponde.
  6. Flexibilidad: Capacidad desde la propia Libertad de adaptarse, modificar la conducta y trabajar efectivamente frente a una variedad de situaciones, adaptándose a nuevas políticas o procedimientos con el fin de alcanzar las metas propuestas.
  7. Calidad y orientación al servicio: Capacidad para identificar, comprender y satisfacer las necesidades del usuario interno y/o externo, de un modo efectivo. Esto incluye, estar comprometido con la calidad y la mejora continua de los procesos, actuando siempre con transparencia y honestidad, en coherencia con el valor de la Verdad.

Cabe mencionar que estas habilidades se consideran como transversales y complementarias a competencias específicas de los diferentes cargos en la Institución.